miércoles, 7 de febrero de 2007

objetos perdidos


Es curioso como uno se empeña en olvidar personas, momentos, sentimientos; justo cuando creemos que lo hemos logrado hay algo que nos hace volver y echar un vistazo al pasado.

Hoy, entre las páginas de un libro apareció; es la única fotografía en donde aparecemos juntos Jorge y yo, una fotografía tomada hace nueve años. Nuestra relación fue caótica y accidentada, la padecí más de lo que la disfruté, pero al final, no pude entender la separación.

Ahora me gustaría saber de él, desde aquel entonces ya era brillante; creo que puedo decir, sin temor a equivocarme, que ha sido la persona que más ha retado mi inteligencia y mi carácter. Su trabajo y su carrera, mi trabajo y mi carrera, teníamos poco tiempo para vernos; pero podíamos pasar horas hablando y discutiendo (aún por teléfono), era crítico y analítico como pocos, también terco y sarcástico, además de sumamente pasional.

Hace mucho que no pensaba en él, reconozco que en este momento me gustaría tenerlo enfrente una vez más, descubrir que no me equivoqué, que es un gran psicólogo, que sigue siendo un gran conversador y que alguna vez se ha preguntado por mí.

3 comentarios:

Diana dijo...

Seguro que no te ha olvidado, igual y algún día encuentra una foto tuya con él en un libro, quien sabe... pero de que te recuerda...eso lo puedes apostar.

Lety dijo...

Me gustaría que Jorge leyera por azar este post. Me fascinó la manera en que lo retrataste, hago mías las palabras de Diana, desde la a hasta la z

Besos querida Aus

Ceci dijo...

Bue nadis pasaba!!! Me dibujaste alitas por un rato... Muy lindo tu blogs!!!