martes, 7 de abril de 2009

fiebre electoral

en definitiva no estoy a favor de las renuncias por fiebre electoral, los compromisos de funcionarios públicos deberían evitar que cada periodo electoral todos corran en pos de un hueso.

así que la CONADE se quedón sin titular:










y también la SEP:










valientes compromisos no asumidos; a la larga no sé si será un beneficio, porque al menos en educación, sinceramente no había avances...

1 comentario:

noemi dijo...

Las lacras sólo cambian de sitio, pero se perpetúan peor que las pestes.