miércoles, 26 de agosto de 2009

26 de agosto, cinco años después

se acumulan las horas, los días y los meses; conforme el tiempo pasa el dolor no aminora y el temor de parecerme a él es cada vez mayor. ¿es irremediable esta sensación permanente de total soledad?

hay días en que la incomunicación se vuelve insoportable, y no faltan las buenas intenciones de quien no logra comprenderlo, de quien trata de convencerme de lo contrario, de quien es capaz de superar las pérdidas, la mía, no es posible superarla.

es más que saber que tengo amigos, personas que verdaderamente están interesadas en escuchar, en entender; es más qu tener inclluso familia (¿la tengo?, no estoy tan segura).

es difícil de explicar, es un querer estar solo, completamente solo y saber, al mismo tiempo, que la soledad puede matarme de tristeza; contradicción permanente, es no soportar la invasión de mi mundo, es saber que esta soledad saca lo peor de mí. es aprender a asesinarme lentamente, cada día, es matar a aquel que está cerca, es cerrar la puerta para que nadie descubra que tan frágil soy; es crear silencio y un segundo después romperlo violentamente.

pero a fin de cuentas la única persona que podía entenderlo, que sentía lo mismo, junto a mí y a pesar de mí, sin cuestionarlo, el único que podía dominar a mis demonios mejor que yo misma, se fue hace cinco años, dejando un irremediable vacío, hundiéndome en el silencio, perdida y sin voz.

5 comentarios:

Mond dijo...

"...y el temor de parecerme a él es cada vez mayor." Te entiendo mejor de lo que lo puedo explicar con palabras, es algo que sólo se explica a través de las vísceras, a través de el saber que el vacío no se llenará jamás... aún así, el vacío no es vacío.

Un abrazo.

Diana dijo...

Ahora entiendo esto de agosto... un abrazo.

MauVenom dijo...

Te leí desde el primer día pero no supe que contestar

han pasado varios y sigo igual... no son días fáciles para mí, sabes?

por lo visto para muchos tampoco.

Bueno, no prentendo ni dar soluciones ni otra cosa solo decirte que ya vine, asimilé tu texto y me voy haciéndome preguntas.

Besos Aus.

aus dijo...

Mond, así es, un vacío que no es vacío, una nostalgia permanente.

Diana, parte, pero la peor parte por cierto.

Mau, platícame qué pasa (no aquí,claro :P), sé que estás, te reitero que estoy, ¿un desayunito en un domingo cercano?

noemi dijo...

Los vacíos que deja la gente que formó ya parte de nuestra estructura de vida, no se llenan con nada. La vida nos va abollando un poco a cada golpe. Y creo que no existen demasiadas hojalaterías de alma por ahí.