jueves, 3 de diciembre de 2009

hablando de relaciones

hace algunos años, un amigo tenía como tarea plantear un buen tema para un corto metraje; así que me preguntó si yo conocía alguien incorruptible en materia de relaciones personales, es decir, alguien que no cayera en ninguna tentación, ni por unos minutos.

en ese momento respondí que conocía por lo menos un par de personas, poco tiempo después me di a la tarea de experimentar sobre el tema, ¿en verdad serían incorruptibles? pues no, ninguno de los dos lo era.

hoy esta historia vino a mí, porque me dio por preguntarme si alguien sería incorruptible, no sé si lo sabré, pero hace mucho que no me rondaba la idea por la cabeza.

en fin, que mi teoría es que no hay nadie incorruptible, sólo hay que saber el momento y la forma; por cierto, el tema del cortometraje cambió, pero hubiera sido interesante plantear la tesis y los estudios de caso que en aquel entonces realicé.

No hay comentarios.: