jueves, 3 de diciembre de 2015

nostalgia

hace tantos años que no me quedaba despierta por nada... el frío de hoy me cala los huesos y un poco el alma, pensé que esta sensación no volvería a filtrarse en mí, sin motivo y sin aviso, pero aquí está, como quien vuelve a casa y se instala cómodamente sin preguntar siquiera si puede entrar.

a punto de dar las cuatro de la mañana y no se escucha más sonido que mis dedos sobre el teclado.

releí viejas entradas de mis blogs, exploré fotografías propias y ajenas del facebook, rescaté un texto y lo copié en la página de word para iniciar un proyecto... actividades desordenadas que no me llevan a ningún lado, una forma de que mi cerebro trate de ubicar la razón de esta invasiva presencia de la nostalgia.

debo reconocer que es mi sello, de una manera extraña la nostalgia me equilibra, no permite que esté muy arriba ni muy abajo con mis emociones, pero incomoda un poco, huele a tristeza, a ausencias, a deseos y tal vez un poco a esperanza.

no sé si es el mes o tal vez un aviso de que el invierno casi llega, con vientos helados y un sol quemando sin piedad...

No hay comentarios.: