viernes, 1 de septiembre de 2006

agosto...

terminó sin cobrar facturas.

La única nota a mencionar es que murió uno de mis mejores maestros en el arte editorial: Dionisio Zavala Almaraz, con 92 años, un hombre entero, guío mis primeros pasos hace 15 años, cuando uno de sus hijos me invitó a trabajar en su imprenta.

septiembre...
avanza de manera vertiginosa; tengo mucho trabajo, poco tiempo, proyectos que se multiplican y más gente a la que quiero ver.

Seguimos sin terminar mudanzas, mi compañero ya casi se llevó todo, así que supongo que el próximo fin de semana pintaré para traer los muebles de casa de mi madre y poner orden.

2 comentarios:

Lety dijo...

Aus no seas malita, pon el link en tu nombre para poder seguirte, porque desde tu casa vengo a la tuya y luego estoy sufriendo porque te pierdo.

Que la nueva casa pronto tenga sabor de hogar, te deseo, y te dejo mi abrazo afectuoso también.

Ce pequeño dijo...

Así es mi querida Aus, por fin terminó agosto, un mes sin duda mágico pero lleno de tormentas, lleno de cosas que sin mojar humedecen.

Me apuntaría a pintar, pero me tardo tanto en contemplar cada pedazo de pared que me considero un vouyerista de la brocha gorda y eso no te sirve.

Que todo quede pronto en orden, igual y ya lo está, con esta manía mía de llegar a destiempo.