miércoles, 6 de septiembre de 2006

del tener que contar sin tiempo

Han sido días pesados, sigo con mucho trabajo, proyectos que aumentan y poco tiempo. Recibí una cariñosa reprimenda de Lety por no escribir más, en respuesta a ello digo que tengo mucho que contar y aunque escribir con prisa no se me da, hago un intento de narrar la última semana.

Domingo: tipos con suerteAlmorcé con mi fantasma de la guarda, entre carreras y presiones laborales, hemos hecho el esfuerzo de no perdernos de vista.

Mi compañero y yo intentamos hacer despensa; sólo logramos comprar algunas cosas, pues los centros comerciales estaban a reventar, así que decidimos huir de las multitudes. Pasamos a su departamento a dejar algunas cosas y luego al mío. Como Cleo anda con síndrome de hija abandonada, salió corriendo por el pasillo cuando lo vio, por supuesto ganó regaño doble por salir sin permiso del departamento.

Después de un rato, cada quien volvió a lo suyo; como a las 5 de la tarde mi compañero llamó para pedirme la camioneta, pues había que auxiliar a una amiga que se había quedado varada gracias a la batería de su carro... ahí empezó la odisea: ¿dónde está la llave?

Durante cerca de dos horas pusimos ambos departamentos de cabeza, interrogamos a Cleo para que confesara si había jugado con ella y cuando las esperanzas eran pocas, apareció; todo el tiempo había estado pegada en la portezuela. Cabe destacar que la camioneta se queda en la calle, sobre una avenida transitada y por alguna extraña suerte, nadie se dio cuenta.

Lunes: recepción frustradaDurante meses planeamos su publicación, luego la olvidamos y por fin, la historia del Siroflecto quedó totalmente ilustrada y formada; pero mi estimado Magallanes tenía problemas con el disco externo de su computadora, así que el técnico tuvo que acudir en su auxilio, para avisarle que era preciso conectar el disco para que funcionara (no es broma, lo juro).

Martes: encuentros médicos
A casi dos años de no verlo, vi a mi médico de cabecera, pero no para una consulta, sino para una rica cena. Había olvidado lo agradable que es platicar con él. Por supuesto, capté más trabajo, redactaré la información que subirá a su página web, con eso de que no tengo nada que hacer.

Miércoles: encuentros múltiplesNo se imaginen nada interesante, sé que el título sugiere más de lo que contaré. Me encontré con mi compañero para ir a recoger al Siroflecto, pero ¿adivinan? Se fue la luz en el taller y regresó cerca de la hora de la cita, así que se pospuso para las 8:30 de la noche.

Mientras tanto, cumplí con un servicio de mensajería para uno de mis editores, vi a un corrector para firma de contratos. Por cierto que fui citada en la que por muchos años fue mi oficina alterna (un Sanborns Café de la colonia Narvarte); pues José tenía que encontrarse con mi fantasma de la guarda, para firmar contratos con él también.

Cerca de la hora de la cita, convencí a mi fantasma para que me acompañara con Magallanes, no nos llevaría más de 20 minutos; pues pareció venganza, tuvimos que esperar cerca de hora y media la impresión del libro, pero la espera valió la pena, el Siroflecto es hermoso (ya estaré avisando de las presentaciones, cuando esté publicado). Después de llevar a mi fantasma a su casa (era lo mínimo que podía yo hacer) fui por mi compañero para cenar y tomarnos un cafecito.

Llegué a casa, y acabo de darme cuenta que planté (hipotéticamente) a un amigo a quien prometí ver el día de hoy; en honor a la verdad, él tampoco llamó nunca. Así que mañana tendré que reagendar la reunión de hoy.

Mañana veré a un amigo más y espero tener ánimo para ir al concierto Juan José Lavaniegos (otro amigo itinerante y trovador, del que he escrito antes).

Descubro un poco aterrada que apenas es miércoles, que mi semana va para largo y que ya tengo ocupados dos días de la semana entrante, necesito dormir un poco más... en algún momento.

7 comentarios:

noemi dijo...

Un abrazo a la atareada amiga :)

RENÉ dijo...

AUS...ME REÍ CON TU COMENTARIO..
GRACIAS POR PRESENTARME TU NUEVO BLOG.. SIN TU COMENTARIO NO HABRÍA SABIDO QUIZÁS HASTA CUANDO..
INTENTARÉ LINKEARLO AHORA..
ASÍ VENGO CON CALMA.
UN ABRAZO GRANDE..

Lety dijo...

jejeje, aprenderé a no andarte urgiendo, nada más de leer todo lo que haces, quedé cansada, aunque si soy honesta, esta semana que terminó, hasta yo estuve muy girita, tanto que ahora estoy desmadejada. Ya encontrarás las noticias en tu casa.

Te dejo muchos besos y estaré esperando a Siro... que? no me aprendí el nombre, pero en cuanto se publique me lo aprendo.

Besos cariñosos querida Aus

aus dijo...

Gracias Noemí, otro para ti y sigo corriendo :)
René, pues sólo es parte de la verdad, cuando uno se pregunta tanto es porque seguirá preguntando. Qué bueno que llegaste hasta acá.
Lety... vas a tener que acostumbrarte a un andar más lento en estos días; ya retomaré la marcha. Gracias por urgirme, es un buen aliciente y sí, el Siroflecto viajará hasta Oaxaca.

Joss dijo...

Redirigido desde el cementerio para reir un poco por sus anécdotas y otro poco por los recuerdos de situaciones, muy, muy parecidas.

DTB

RENÉ dijo...

AUS..AQUÍ RENÉ DE NUEVO.
ESTUVE INTENTADO ENVIAR UNA FOTOS DE ESTA MONTAÑA..PERO A ALGUNOS NO LES LLEGÓ Y OTROS NO PUDIERON ABRIR EL ARCHIVO..
APENAS LA LOGRE ESCANEAR DE NUEVO TE ENVIO UNA PARA COMPARTIR CONTIGO LA MONTAÑA..TE DEJÉ PARA EL FINAL..ESPERANDO SABER SI TAMBIÉN HABÍAS CAMBIADO DE MAIL ..JUNTO CON EL BLOG..
.ESTE ORDENADOR NO ESTÁ FUNCIONANDO MUY BIEN..
VINE A VER SI HABÍAS ESCRITO..
TE DEJO UN ABRAZO DESDE LA MONTAÑA QUE ESPERO COMPARTIR CONTIGO..A TRAVÉS DE ESTA VIRTUALIDAD.. CARIÑOS RENÉ

aus dijo...

Joss, que bueno que el camino desde el cementerio fue claro...

René, mi mail es el mismo y aquí andaré, deseosa de conocer la montaña.