martes, 5 de septiembre de 2006

memoria

No tomes muy en serio
lo que te dice la memoria.

A lo mejor no hubo esa tarde.
Quizá todo fue autoengaño.
La gran pasión
sólo existió en tu deseo.

Quién te dice que no te está contando ficciones
para alargar la prórroga del fin
y sugerir que todo esto
tuvo al menos algún sentido.


-José Emilio Pacheco-

3 comentarios:

Lety dijo...

Me gusta José Emilio Pacheco, pero también me gusta leerte a tí querida Aus.

Por aquí vuelvo, mientras tanto te dejo mi abrazo

Ce pequeño dijo...

De hecho, como ya lo comenté con Flor, todas son ficciones cargadas de realidad, sólo eso.

Lo demás son cuentos también.

Hasta los recuerdos.

Un abrazo

aus dijo...

uno se escribre sus historias, pero a veces nos gustaría sintonizar pluma con el de al lado, para contar una historia semajante, ¿no?

a fin de cuentas, siempre hay motivos y siempre vale la pena.