domingo, 29 de abril de 2007

acuñado en una tarde de trabajo

hablando de la presión "velada" que ejerce uno como editor:

Al buen entendedor...
pocos chantajes.

No hay comentarios.: