lunes, 13 de agosto de 2007

de montañas y montañeros


Hace unos días platicaba con un amigo de mi añoranza por la montaña, por esas largas caminatas con la mochila sobre mi espalda, por esa mezcla extraña de sentirme tan sola, tan autosuficiente, tan segura.

Ayer mi buen amigo René me envió dos fotos espectaculares de su montaña chilena; una de ellas encabeza este pequeño post, mis montañas nunca han sido tan nevadas.

Que ganas de recorrer caminos entre árboles y hierba, que ganas de escuchar el viento y sentir el frío en las manos, sólo imaginarmelo me pone una sonrisa en los labios, sólo pensarlo me lleva veinte años atrás, cuando pensé que nunca dejaría de andar la brecha, que no me separaría de la roca, porque entonces era parte de mi vida.

2 comentarios:

RENÉ dijo...

y yo que venía a saludarte..y mira con lo que me encuentro!!
un hermoso lugar que queda a media hora de mi casa..el lago y la montaña..
sabes aus? cuando le contemplo en tu blog..agradezco el privilegio de tener esta maravilla tan cerca mío
la nieve no suele llegar hasta mi casa..pero este año ya ha nevado dos días en casa..dejando el jardín como postal navideña..
esa foto la tomamos la semana pasada..imaginarás el frío..pero también la paz..
sabes?
por las noches.. aveces no oyes ningún ruido...
sólo el viento que sopla las hojas de las palmeras.
y al amanecer el trino de las aves..
sabes ? hace 19 años que abandonamos la ciudad..y ahora no me habitúo al pavimento..
recuerdo que en la adolescencia..también disfruté una mochila al hombro..y parajes de fiordos.
y mira tú..con los años se convirtió en mi hogar
se produce una emoción al ver la montañá desde tu gran ciudad
mil gracias aus.por compartirla..
¡imaginas el silencio que me rodea cuando escribo por las noches?
un abrazo grande..desde mi hogar..amuy cerca de la foto
muchos cariños para ti
rené

aus dijo...

René, no sabía si debía permitirme la libertad de subirla, pero no resistí la tentación; una forma de agradecerte tan bello regalo, era compartiéndolo.

Cada día se me antoja más conocer tu país y tu montaña, acercame al sur del continente...

Un beso y nuevamente gracias.