jueves, 23 de agosto de 2007

una ciudad gris

Llueve todo el día, el sol no sale y es el tipo de ciudad que me gusta para andar sin prisa; para disfrutar las gotas de lluvia sobre el parabrisas o aún mojando mi cabeza.

También son buenos días para quedarse en casa con un café, una película, un libro...

Pero hay trabajo, mucho, y no se puede disfrutar del asfalto húmedo.

En estos días llueve, llueve mucho, y yo sólo escucho el murmullo, el caer del agua, mientras estoy frente a la computadora.

No hay comentarios.: