miércoles, 22 de agosto de 2007

A veces no importa cuanto me esfuerce
o cuanto lo deseé,
hay algunas batallas que tengo perdidas.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

obviamente!

aus dijo...

no, en realidad no es tan obvio; sólo el temor a dejar comentarios con nombre