viernes, 10 de agosto de 2007

viejos tiempos



Inevitablemente uno voltea de vez en vez a recordar viejos tiempos; de cuando en cuando rescato aquellas dos páginas que nunca supe si estuvieron escritas para mí, pero en donde veo un leve reflejo de lo que fuimos...

A veces revuelvo papeles y encuentro algunos versos, algunas cartas, las palabras fueron el medio y a veces añoro a quien leer y quien me lea; creo que perdí mi voz, porque en ocasiones no hay quien me escuche.

A pesar de todo, con la plena seguridad de que estoy mejor sin ti, eres un recuerdo que se enciende de cuando en cuando, así confirmo que la felicidad se forma por breves momentos y gratas compañías.

2 comentarios:

Diana dijo...

A crear entonces mejores viejos tiempos, nuevos viejos tiempos que el día de mañana recuerdes cómo lo mejor de tu vida. Un abrazo!

aus dijo...

Así es Diana, esa es la idea... aunque a veces lo cotidiano te absorbe (bien lo sabes) y dejas de construir viejos tiempos.