martes, 16 de octubre de 2007

contrastes





La semana pasada fue de contrastes, tuve que entregar el último libro de la serie y el cierre fue agotador.

Entre los proyectos que tenía estaba echar a andar una microeditorial de textos escolares, la cabeza del equipo guarda un silencio hermético desde hace un par de semanas; me enteré que no tiene confianza en mí, así que quedo fuera del proyecto.

Al mismo tiempo, recibí una oferta de trabajo, pese a que me atraía la idea de quedarme trabajando en casa, es una oportunidad para dejar el libro escolar un tiempo y dedicarme a editar otras cosas. Por supuesto, acepté y empiezo formalmente hoy...

Entre encuentros y desencuentros, personas que creí que me conocían ahora dudan, mientras otras que me conocen poco tienen toda su confianza en mí; bastante revelador.

En fin, necesito ordenar mi horario en esta semana y familiarizarme con la nueva empresa; organizar la casa y mis tiempos; además de encontrar espacio para mis hijas perrunas y para mí.

No prometo grandes sorpresas o noticias por aquí, espero no se aburran en lo que encuentro temas interesantes sobre los cuales escribir.

3 comentarios:

charo dijo...

Muchísima suerte en todo lo propuesto!!!...Seguro que la tendrás!!

Y ante todo cree en una persona por encima de todo: TÚ MISMA!!!

Abrazos

charo

Angelica Meza dijo...

Hola, a mas de una nos ha pasado vivr la decepciòn de gente que crees es tu incondicional y resultar que despuès de varios años tengas que terminar una conversaciòn, con la frase: No te conozco, no...
Felicidades por tu trabajo, ante la escases, siempre es una bendiciòn
Abrazos

aus dijo...

Por supuesto Charo, no es que una dependa de la gente, sólo que hay sorpresas; tal vez por eso me llevo mejor con los libros que con las pesonas :P

Angélica, así es, aunque debo reconocer que tengo suerte, sólo una vez en mi vida he sufrido la escasez de trabajo y fue hace tiempo. Gracias por la visita.