miércoles, 19 de marzo de 2008

Tour hotelero

Tal vez se deje seducir el azar,
abriga más cuando es furtivo el amor.
-Joaquín Sabina-


Hace poco platicaba con un amigo acerca de los hoteles de paso, llegamos a la conclusión de que no conocemos ya de direcciones y costos, de mejor jacuzzi y sábanas limpias.

¿Cuándo dejamos de saberlo?, ¿cuándo acabó el encanto de desaparecer tras cruzar la puerta de un hotel?, ¿del anonimato de los gemidos en conjunto?, ¿de los encuentros de cama furtivos y fugaces?

Crecer hace que perdamos algunas emociones de la vida, tal vez es hora de realizar un tour hotelero y descubrir así, algo de aquellos años.

2 comentarios:

Amor dijo...

y a ser posible con alguien con quien no hayamos estado antes, eso le añade sal

amor

aus dijo...

Esa parte de la diversión no la había contemplado; pero tienes razón, perderse dentro de un hotel por primera vez con alguien tiene su encanto.