martes, 1 de abril de 2008

mis palabras rebotan contra las paredes
sin encontrar oídos donde posarse
y se pierden en un gran vacío...

No hay comentarios.: