jueves, 24 de julio de 2008

Húmeda tierra de cementerio huele a sangre amada...
-Vallejo-


Todo se sucede sin sentido, no queda claro el mensaje al otro lado del teléfono.

Ocho años de sendas distintas no cambian nada; porque no temías suspirar sólo porque te sobraba el aire en los pulmones, porque no dudaste en declamarle a tu amor sobre una mesa de comedor. Silencioso compañero de amaneceres, oculto besador de madrugadas,
por cada camino que pisaste, por cada vida que dejas un poco más vacía, por una vida ligera y sin complicación.

Todo se sucede sin sentido, con la única certeza, Paco, de que no estás más aquí.

3 comentarios:

amor y libertad dijo...

duele un poco, aus, amor

un beso

manuel dijo...

y sin embargo, el recuerdo está acompañando

aus dijo...

duele mucho Santi, más de lo que cualquiera pueda imaginar, perder a un amigo así, sin motivo aparente, de un día para otro deja un gran vacío.

cierto Manuel, saber que fui parte de su vida en algún tiempo y él de la mía es invaluable.