jueves, 5 de febrero de 2009

por fin...

la etóloga llego a casa, hablamos durante una hora y ella escuchó; después de que dijimos nuestra historia, lo que leímos, lo que nos aconsejaron y lo que imaginábamos:

1. No es necesario que dejemos que las nenas peleen para que solitas determinen su jerarquía.

2. No es irreversible.

3. No hay que separalas.

4. Hay que hacer un cursito de entrenamiento básico.

5. Cleo es ansiosa y tiene un nivel muy alto de estrés, hay que devolverle la confianza para que no se sienta amenazada.

6. Circe es una cabezota, pero ella no tiene ningún problema, así que sólo hay que enseñarle algo de obediencia (no me hago muchas ilusiones :P).

7. Me costará algo de trabajo reeducarme para tratarlas, pero es porque estén tranquilas y bien, eso es lo importante.

Estoy agotada y el trabajo que nos espera es arduo, ya les contaré cómo nos va el fin de semana en nuestra primera clase.

3 comentarios:

Diana dijo...

Es curiosos que para educar a tus "niñas" te tengas que educar primero. Chale.

MauVenom dijo...

Oye... pues te va a costar trabajo pero son buenas noticias. Suerte. Además de que va a ser una experiencia interesante para ti también, creo. Nos mantienes al tanto porque ya ves que también soy padre. Ja.

Buena idea lo de pedir asesoría.

Besos. Buen inicio.

aus dijo...

Pues sí Diana, los culpables de los malos comportamientos caninos somos los humanos, así que hay que aprender.

Mau, no creas, extraño algunas cosas, a veces las veo tristes, pero sé que cuando las reintegremos estarán mejor. A ver cuándo me presentas a tus hijos caninos y gatunos.