martes, 15 de junio de 2010

crisis

para Mau, por sus extrañas preguntas de fin de semana.

En esos días en que parezco no tener acomodo en mí misma, basta la cabeza de Cleo o de Circe apoyada sobre mi regazo, para recordarme que estoy en el lugar indicado. A veces no doy tiempo a mi nostalgia y ella surge sin permiso alguno. Pero mis demonios viven en paz desde hace mucho, sólo asoman de vez en cuando para recibir la lluvia y el viento; no es que los extrañe, es sólo que me acostumbré al caos interno.

El sábado por la mañana recibí un mensaje de texto, la pregunta al otro lado: ¿En algún momento de la vida se acaban las crisis? En ese instante mi respuesta fue sí, pero le he dado vueltas al asunto y creo que no, me parece que la vida se construye por una cadena de crisis; en el fondo, lo que debemos hacer es acomodarnos de la mejor forma para transitar los malos tiempos sin despeinarnos.

1 comentario:

MauVenom dijo...

Curiosamente llegué a la misma conclusión sólo no lo quise aceptar

no acaban nunca... de eso se trata la vida

creo que la necesidad es que se agote la pequeña zozobra que a veces invande en esas crisis

cuando muy joven era como todos pasional y exagerado (quizá más) hoy no y vivo un poco en paz

mañana, me quiero imaginar, ocuparé una grada en la cual pueda ver mis crisis como a lo lejos

sin darles más valor que el de otra lluvia tras de la ventana.

Es un placer tener a alguien a quien sacar de su tranquilidad un sábado en la mañana y recibir una respuesta inteligente.

Beso