miércoles, 18 de mayo de 2011

y sin darme cuenta

hace tres meses que no escribo nada. en más de una ocasión he llegado hasta aquí con la intención de contar algo, pero los textos se quedan incompletos y termino desechándolos.

este año ha sido gratamente extraño, tal vez porque han habido reencuentros, tal vez porque tengo un proyecto que profesional que me empuja y paraliza al mismo tiempo, tal vez porque nunca dejaré de preguntarme si este camino es mi camino.

tomada de: http://www.sindinero.org
tengo ganas de escribir, tengo ganas de hacer muchas cosas, pero siento que el tiempo no me da, que el dinero no me da, que mis compromisos no me dan.

me siento rebasada como hace mucho no me sucedía: el compañero de juegos necesita tiempo, las nenas necesitan tiempo, la casa necesita tiempo, yo necesito tiempo...




pero supongo que es algo que deberá resolverse paso a paso, para no morir en el intento.

apenas descubrí la trampa que me construí, apenas logré darme cuenta cómo trabajé durante mucho tiempo para crearme una soledad insana; así que el reto fue recobrar querencias. lo he logrado en alguna medida, me estoy dando tiempo para ver a la gente, para recobrar lazos que dejé en el olvido. he salido a tomar café, a desayunar, a cenar con amigos; he trabajado para contrarrestar mi comodidad, éste ha sido mi primer paso para regresar al mundo.

2 comentarios:

MauVenom dijo...

Sí, un año gratamente extraño.

Sumido en una nebulosa fresca y cómoda que si bien disfruto no consigo aún el poder que me permita ver a través.

Pero es cuestión de tiempo como dices. Ya pronto.

Las horas en estos días juegan con nosotros y consigo mismas.

Kiss

aus dijo...

Queridísimo Mau, caminos llenos de coincidencias, como siempre.

Besos con extrañamiento incluido.