viernes, 19 de agosto de 2011

agosto, agosto...

durante algunos años este mes tuvo los días aciagos de mi vida, una constante lluvia sobre mi cabeza... o dentro de ella.en unos días se cumplen siete años, por momentos olvido la fecha exacta.

la vida nunca volvió a ser igual, el mundo cambió por completo; apenas hace unos meses empecé a salir del lugar donde me oculté por todo este tiempo; para muchos, fue imperceptible, para tantos otros, evidente.

a fin de cuentas descubrí que el mundo continuó sin preguntar, que yo continué aún sin proponérmelo; pero no puedo evitar el nudo en la garganta cuando veo alguna foto, no puedo evitar que mis ojos se cristalicen cuando escucho hablar de él.

y para mí, tan escéptica, nunca han valido los argumentos; sólo me repito día tras día que la orfandad nunca me ha sentado bien, que extraño hablar como lo hacía con él; que pese a todos los que me rodean, nadie puede entender mis silencios como él... y es entonces el silencio se instala en mí.

No hay comentarios.: