domingo, 14 de agosto de 2011

consecuencias del aburrimiento

¿alguna vez has despertado con esa idea inquietante de que tu vida pasa y tú no has hecho nada?

todo el mes de junio mi cabeza me decía que no era posible que con 40 años hubiera hecho tan pocas cosas, como si la vida se viviera en cuestión de cantidad.

julio fue para aventar ideas fuera de la cabeza, así que le dije a todos los amigos que si tenían trabajito, yo quería hacer free lance, que tenía tiempo por la tarde y los fines de semana.

también empecé a explorar diplomados, talleres, cursos y todo lo que me cruzaba por enfrente.

al final, un querido amigo me dio una serie de preescolar para ajustarla a los nuevos programas; otro, me pidió editar un libro para secundaria.

como si fuera poco, mandé solicitud para entrar a un diplomado de Literatura infantil y juvenil en la Ibero; además, conseguí que mi empresa me apoyara con el 50% del costo. y ya que el diplomado empieza hasta mediados de octubre, me inscribí a la licenciatura en Pedagogía, en línea para no tener que ir a clases.

hace un par de semanas, alguien preguntó si conocía a algún autor para escribir un libro de español, mi compañero de juegos me pareció ideal para el trabajo; pero el tiempo es muy corto y el trabajo mucho, así que por supuesto, como no, escribiré una parte.

la conclusión a todo esto es que soy un peligro cuando me aburro; por favor, si un día la idea loca de no estar haciendo nada se mete en su cabecita, no se lancen sobre todos los proyectos que se les ocurran o terminarán un poco más locos de lo que ya están.

en el fondo, confieso que me siento feliz...

No hay comentarios.: