miércoles, 8 de agosto de 2012

descubriendo

desde hace algún tiempo sentía que Cleo y Circe necesitaban un adiestrador, demostrado estaba que cualquier cosa que intentara no funcionaba para solucionar sus problemas; el principal que no puedan estar juntas porque pelean, pero en realidad era una suma de pequeños detalles: los jalones de Cleo al pasear, el insesante llanto de Circe cuando quiere salir, todo aquello que derivaba en que pasaran demasiado tiempo aisladas.

ya habíamos intentado solucionarlo sólo con asistencia a un grupo de trabajo. pero para mí la retroalimentación era insuficiente, así que el desánimo nos hizo abandonar.




finalmente hace un mes empecé con una mezcla de sesiones individuales y trabajo en grupo; no niego que ha sido complicado organizarme, pero voy descubriendo habilidades que no sabía que las nenas tenían, también voy entendiendo qué era lo que estaba fallando.









el trabajo va rindiendo frutos y tengo un par de semanas sin poder hablar de otra cosa, el trabajo en el parque me gusta, lo disfruto, lo sufro, me desespero, me divierto y me alegran los cambios que veo en ellas. lamento que mi discurso últimamente sea monotemático, pero me basta verlas trabajando para que en este momento su curso sea lo que tenga toda mi atención.



2 comentarios:

MauVenom dijo...

Ah, que chida está tu foto trabajando con la perrita!

aus dijo...

¿verdad que nos vemos lindas :P ?

besos perrunos (aunque de esos tengas muchos).