lunes, 20 de agosto de 2012

un año más...

Su corazón gigante
no se quería parar

pero la ingrata muerte no quiso más.

estoy agotada, hoy es uno de esos días en que quisiera dejar todo como está y desaparecer por un tiempo. no sé si son los últimos acontecimientos con las nenas, no sé si son las dos últimas semanas en que he manejado la ciudad entera o si es el hecho de darme cuenta que es 20 de agosto.

hace mucho que no me daba tiempo para la nostalgia, tal vez es momento de dejar de fingir que todo está bien; tampoco es que todo esté mal, es sólo que tengo ganas de no ser tan yo por un rato...

cada año es un poco lo mismo: detenerme a pensar y darme cuenta que después de tanto tiempo me pesa su ausencia, en seis días serán ocho años... ocho años de un espeso silencio y una extraña soledad.

a veces me descubro pensando en qué hubiera hecho él ante ciertas situaciones, lo cierto es que no lo sé, no lo puedo saber, así que me da por imaginar que hubiera hecho lo que yo decido hacer.

siempre he pensado que soy tan semejante a él, que me da miedo descubrir que no es cierto...

y ante estos días la frase "tirar la toalla" cobra sentido, pero sólo por un momento; al final supongo que tendré que seguir andando sin importar cuán cansada me encuentre, como lo he hecho los últimos ocho años: sin importar cuán vacío se sienta todo.

hoy me doy permiso para el desánimo, porque mañana habrá que trabajar, tomar decisiones, tener sesión con las nenas y hablar con el mundo...

No hay comentarios.: