lunes, 24 de agosto de 2015

once años sin ti




y sigo sin entender del todo cómo funciona este mundo con tu ausencia; más cuando pasan cosas maravillosas en mi vida y no puedo compartirlas contigo.


tu recuerdo sigue siendo para mí una memoria en carne viva...



pese a todo he aprendido a recorrer el trayecto de manera más amable cada vez, supongo que porque una se acostumbra a vivir con huecos en el alma.





sin duda quisiera que estuvieras aquí, tanto en los momentos en que me siento perdida como en los que creo que no puede existir más felicidad en el mundo...

No hay comentarios.: